Imagen

Imagen

Seguidores

martes, 25 de febrero de 2014

CRÓNICA MARATÓN DE SEVILLA 2014

Nunca he sido especialmente valiente en mi vida personal. No he sido un tipo de buscar cosas raras. Siempre me ha gustado eso de tenerlo todo controlado y atado. Así me siento a gusto y tranquilo. El día 23 de febrero de 2014 me puse los cuernos a mi mismo, y con una pareja de baile, complicada, una MARATÓN. El resultado............. una buena hostia, un hostión en toda regla.


Una maratón, empieza el día que te apuntas, el día que decides correrla, pero lo que es la competición comienza con el famoso paseo a recoger el dorsal y visita a la feria del corredor.

El viernes al salir de currar, fui a buscar a la peque a la guarde y rumbo a Sevilla. En menos de una horita estábamos en el dichoso FIBES. Eran poco más de las tres de la tarde con lo que teníamos toda la feria para nosotros. Lo primero trincar el dorsal. Todo muy rápido (estaba yo solo, no podría ser de otra manera), pero me pareció bien organizado. Lo segundo buscar el sitio donde estarían los DrinkingRunners para hacer mi donación para su proyecto de KmsXAlimentos. Macarrones, Lentejas y Arroz fue mi contribución. Después a recoger la bolsa del corredor que un chico me entrega muy amablemente... en inglés (mi pinta de guiri me delata). Todo correcto, equipación de mi talla, unas cuantas revistas y algún regalito más (cereales, pistachos...). Era mi segunda experiencia de bolsa de un maratón y mejoró muy mucho lo de Valencia 2013. La ropa New Balance me ha gustado mucho, la aprovecharé mucho seguro.




Después nos fuimos al stand de New Balance (el mejor de toda la feria, por algo es el patrocinador) porque quería sacarme una foto en el podium. Una chica muy maja que estaba allí me dio además el trofeo del ganador para que la foto quedara más chula. Además me dijo que si me probaba las nuevas zapas de New Balance y corría 5 minutillos en la cinta me regalaría unos calcetines. Bueno, pues vale, soy un chico fácil. Me gustaron las zapas, serán una opción para cuando cambie de neumáticos.



Y poquito más, el total de la visita no llegó ni a media hora. Me pareció una feria pequeña, con poquito que ver y sobre todo no me gustó el sitio. Hacía frío, estaba como desangelado, hay que entrar en Sevilla bastante para poder llegar a él y aún por encima hay que pagar 2 eurazos estés el tiempo que estés.

El sábado tocaba descansar a tope. Me levanté a las once de la mañana después de dormir plácidamente toda la noche. Mi mujer decidió irse a comer con unas amigas y se llevó a la niña con lo que la tarde sería perfecta para el reposo. Después de mi comida de hidratos, siesta reparadora y a preparar todo lo del día siguiente. Preparé un papel con los futuribles tiempos de paso para en carrera no gastar un gramo de fuerza ni en pensar, tuneé  el dorsal y coloqué cuidadosamente toda la ropa a utilizar.


Y llegó el gran día. Tenía puesto el despertador para las 6, pero como de costumbre, no hizo falta que sonara. Descansé bien, pero los ojos como platos a las 5, así que en pie, ya no pintaba nada en la cama. Sigilosamente para no despertar al personal me fui para la cocina. Esta misma semana habíamos decidido que iría yo solo a Sevilla, era demasiado madrugón para Celtia. En la cocina me esperaba el desayuno del día de carrera, un plátano, tres tostadas con aceite y mi botella de Aquarius. Como en Valencia tuve que parar a mear en carrera, esta vez no abusé del isotónico. Me equivoqué y no llegué bien hidratado??? Podría ser. Bien desayunado veo que el dolor de garganta con el que me levanté no mejora, me molesta mucho así que decido tomar un ibuprofeno. Sabía que no era la mejor idea, porque las pruebas el día D nunca salen bien, pero no podía irme con ese dolor. Por sino fuera suficiente el rollito garganta, me levanté totalmente atascado y con un chorreo de mocos bastante importante. Si lo de la garganta era jodido, esto me preocupaba más, porque me dificultaría mucho el respirar en carrera. Así que de nuevo tomé la decisión (no se, si acertada o no) y me tomé uno de esos sobres que frena los síntomas del resfriado y que lleva paracetamol. Demasiadas cosas nuevas, pero había que tomar una decisión y decidí.

Después de toda esta parafernalia, visita al servicio y el ritual de cambiarse, ese que me gusta tanto. En el último momento decidí ir sin manguitos, tenía claro que no me harían falta con la que iba a caer hoy en Sevilla. Me despido de mi mujer sin hacer ruido para no despertar a la niña, trinco la mochila y al coche.

Viaje sin problema (quien coño va a haber en la autovía a las 6 de la mañana), y en una horita estoy en las inmediaciones del estadio. Son las 7'15 de la mañana y ya tengo el coche perfectamente aparcado a unos 5 minutos andando de la Puerta Sur, donde habíamos quedado para sacar unas fotillos. Como es temprano, me voy tranquilamente al estadio donde un paseo e identifico rápidamente la Puerta Sur, donde haremos nuestra entrada triunfal como colofón de la carrera.


Veo pasar a los globos que después llevarán las liebres en carrera. Han madrugado tanto como yo.




Es de noche cerrada todavía y busco los servicios para descargar todo lo posible antes de la carrera. En este momento estoy contento de haber venido tan pronto, porque se respira tranquilidad en el ambiente y me ayuda a relajarme. Después de 15 minutillos, me vuelvo al coche, y de camino me saco la foto con el estadio de fondo. Mi rostro refleja la concentración del momento, jeje.


Son las 7:50 y llego al coche con el tiempo justo de quitarme la chaqueta y el chándal, pillar las gafas de sol y el dorsal y pirar para el punto de encuentro de la quedada con los amigos del internet. Cuando llego identificó rápidamente a Yolanda, inconfudible con su gorra con alas, a Javi Unyko con su inseparable Jesús (al que me cuesta reconocer al principio, pero que recuerdo después de las crónicas de Javi) y a Miguel. Charlamos un rato, le cuento a todos mis intenciones, les enseño mi chuleta y preguntó por Javi, que todavía no ha llegado. Yolanda se despide porque se va al guardarropa a dejar todo y justamente 5 minutos después aparece Javi. Solo nos hemos visto una vez, en Valencia, y un rato muy corto, pero nos fundimos en un gran abrazo. Han sido muchas veces estos días las que hemos hablado, hemos compartido muchos momentos en esta preparación y es un gran placer verle. Seguimos charlando y le pregunto a Javier cuales son sus planes para la carrera. Es su primera maratón y quiere salir conservador aunque yo se, que tiene una gran marca en las piernas. Me dice que si voy entre 5'20''-5'30'' se viene conmigo. Perfecto, le digo. Pero y después??? Me dice que a partir del 10 se pondrá a 5'10'' así que hasta ahí llega nuestro pacto. Genial poder compartir unos kilómetros con él. Un ratillo después aparece el maestro Josep, que nos identifica rápidamente. Charlamos un poco más y la reunión se disuelve, nos vamos a los cajones. Nos despedimos de Miguel, de Javi Unyko y de Jesús y me dirijo a los cajones con Josep y Javi.




Javi y yo salimos del mismo cajón así que perfecto. Es genial poder compartir estos minutos previos con alguien. Nos despedimos de Josep que se va a hacia delante, echamos una última meada, tomamos un poquito el sol que a esta hora ya pegaba y nos metemos al cajón. Este rato, al estar hablando se pasó rapidillo, enseguida sonaron los ACDC, y nos pusimos en marcha. Tardamos algo más de tres minutos en cruzar el arco, garmin en marcha y a correr!!!

Hay mucha gente, intentamos no dar tirones ni zigzaguear mucho pero es complicado. La avenida es ancha, pero tengo la sensación que en Valencia se corría mucho más cómodo desde el primero momento. Pasamos el km. 1 en 5'30'', todo según lo previsto. Enseguida Javi toma el mando de nuestro pequeño dúo y yo me dedico a seguirle. 

Vamos haciendo camino poco a poco intentando no dar tirones, vamos marcando un ritmo adecuado. Sobre el kilómetro 5 me dice Javi que tiene que parar a mear, sin problema, bajo un poco el ritmo y un poco más adelante me atrapa sin contratiempos. Llegamos a las inmediaciones del kilómetro 10, Javi saca su primer gel y yo me dispongo a realizar la misma operación. Ostia!!!!!! miro el portadorsal y solo llevo uno. No se que coño pudo pasar, pero se me han caído 3 geles en este rato corriendo. Primer contratiempo serio, parezco un puto novato. Aquí es cuando se demuestra el compañerismo que tiene esto del running. Javi, me ofrece un par de geles, me dice que no le importa, que estira un poco más los que le quedan y punto. Un tipo al que veía por segunda vez en mi vida, un tipo que no me conoce de nada y se ofrece en su primer maratón a compartir sus geles conmigo. Por supuesto le dije que no, nunca me perdonaría que pudiera hipotecar parte de su carrera por una cagada mía, pero este detalle no lo olvidaré en la vida.

Había que cambiar de plan (la idea inicial era gel en el 10, 20, 30 y 35), no quedaba otra, dejaríamos la única bala que nos quedaba para más adelante (me lo tomé finalmente en el 20).

Un poco antes del 10, Javi tiene que realizar otra parada técnica, lo que mea este hombre. Sigo despacito y antes de pasar el 10 ya está de nuevo conmigo. Pasamos el 10 en 52'40'', lo que significaba 1'20'' más rápido que el plan que tenía previsto. No le doy mucha importancia, voy bien, en buena compañía y eso me gusta.

A partir de aquí sería cuando Javi partiría solo y me dejaría, cada uno haría su carrera. El buscaría a partir de aquí el 5'10'' km y yo me conformaría con rondar el 5'20''. No se muy bien como pasó, porque no lo hablamos, pero seguimos juntos, incrementamos un poco el ritmo, pero tampoco demasiado. Fue como una especie de pacto mutuo sin hablar, en el que yo iría un poco más rápido de lo que pensaba y él un poco más lento, lo que haría que pudiéramos seguir en compañía. Hipotequé aquí mi carrera?? Puede ser, nunca lo sabré.

Seguimos adelante, paso del km 15 en 1h18'58'', lo que suponía casi dos minutos de adelanto sobre mi paso previsto. En ese momento no me preocupa, pienso que si he ganado esos dos minutos y voy bien me vendrán bien para el final (esto si es una cagada, siempre he corrido a la contra y me había ido bien). Pasamos por delante del hotel de Javi y su mujer nos saca una foto (espero que hayamos quedado guapetones).

Llegamos a la media y nuestro tiempo es 1h50'56''. Todo sigue perfecto en cuanto al tiempo, sigo rondando esos dos minutos de adelanto, pero empiezo a notarme las piernas con alguna que otra molestia. No le doy mayor importancia, en Valencia cuando pasé la media estaba hecho polvo y acabé muy bien la prueba. Llegamos al 22, ahora ya empezamos a contar hacia atrás y me sale el kilómetro más rápido del día (a menos de 5') porque Javi se me había ido un poco y al tratar de recuperarle apuré un poco. Javi, va estupendo, sonríe, me hace coñas, va sobradísimo y tengo claro que su ritmo es otro pero está siendo prudente, no conoce a Filípides y le trata con respeto, una sabia decisión.

A partir de aquí ya fui haciendo la goma con Javi, se me iba un poco, se ponía a jugar con el MP3, y le recuperaba, hasta el kilómetro 25, en que miró hacia atrás por última vez y le grité: "Tira Javi, si estás bien, tira y no me esperes más". En ese momento que le veo alejándose me da un pequeño bajón, me sale un kilómetro por encima de 5'30'' y empiezo a tener la sensación de que esto se me va a hacer muy largo, larguísimo.

De ahí hasta el 30 bajo un poco, pero me mantengo bien a 5'20''. Paso por este punto en 2h37'52'', pero ya solo llevo un minuto de adelanto sobre mis tiempos de paso marcados. La cabeza empieza a fallar, las piernas a doler, no me podía ni imaginar lo que me esperaba por delante.




La carrera entra ahora en su punto más bonito, los últimos kilómetros son por el centro de la ciudad, y a mi llegada al 35 marco 3h05'38'' (ya estoy 1'38'' por encima de lo pensado). En este momento ya tengo claro que el sub 3h40' se esfuma, será imposible ponerse de nuevo a cincos bajos que era lo que necesitaba para terminar. Intento olvidarme, ya ni miro el reloj, ya no importa, tengo que acabar lo más dignamente posible. Hago dos kilometros cochineros a 5'45'' y me planto en el avituallamiento del 37'5. Estoy completamente deshidratado, tengo muchísima sed, empiezo a marearme y me meto dos vasos de agua de un solo trago. No había bebido isotónico en toda la carrera (no me gusta probar cosas que no hago entrenando), pero a estas alturas ya me da igual, trinco dos vasos de aquarius y para dentro.



Sigo corriendo, mis piernas no van, no funcionan, no responden, pero sigo corriendo, bueno cochineando asquerosamente. Pienso que el globo de 3h45', ese que pasé con Javi bien prontito tiene que estar a punto de alcanzarme (no se que pasó, porque no llegué a verlo adelantarme y tuvo que hacerlo en algún momento) pero no llega, así que pienso que la pérdida no será tan grande. Pero a partir de aquí los metros son puñaladas en mis piernas. La sensación de mareo es constante y tengo ganas de vomitar todo el tiempo (estaba padeciendo una deshidratación de manual), los cuádriceps me duelen de una manera que nunca había sentido en mi vida y comienza una agonía que duraría hasta el final de la carrera.

Nunca he tenido tanto dolor físico, nunca había sufrido tanto como hasta este momento. A partir de pasar el 38 mi cuerpo va totalmente fundido y a duras penas consigo mantenerme en pie. Pienso en caminar, y el primero que me viene a la mente es el SENSEI, "En un maratón, dos kilómetros malos y puedes joder toda la carrera, los minutos caen a chorro". En ese momento, solo quería llegar al siguiente avituallamiento. Eran cada 2,5 kms, pero se me hacían eternos, bebía dos vasos de agua, corría 200 metros y volvía a tener sed, era horrible. 



Todos los pensamientos negativos del mundo mundial llegan a tu cabeza ahora mismo. Pensaba en el hotel que tengo reservado para la maratón de Castellón de diciembre, pensaba en que en cuanto llegara a casa anularía la reserva. Pensaba que sentido tenía esta agonía si a mi no me gusta correr. Pensaba que en la puta vida volvería a correr una maratón. Pensaba en lo bien que estaba en Valencia a estas alturas de la película, adelantando a corredores por doquier y sintiéndome el rey del mundo. Pensaba en que no debía olvidar nunca lo que estaba sufriendo por si alguna vez se me volvería a ocurrir la estupidez de correr una maratón. Solo quería pararme, tirarme en una esquina y descansar........ pero no lo hice, tenía que llegar, vaya puto fracaso retirarme cuando quedaban 3 kilómetros, y otro puto fracaso sería terminar caminando así que a a seguir corriendo, como pudiera, pero a seguir corriendo.

Y como pude me fui acercando al estadio. A más de 6 minutos el kilómetro fui sorteando lo que me quedaba. Veía el estadio de fondo, pero me parecía lejísimos, estaba al lado y a mi me parecía que estaba en el fin del mundo. Cuando enfoco la recta del túnel, no siento alegría, no siento nada, solo quiero llegar. Estás entrando en un estadio que ha acogido un campeonato del mundo y estás muerto, hundido, destrozado, solo quería tirarme al suelo. Pero había otra puta sorpresa, cuando entras, que ya parece que está hecho..... hay que dar una vuelta al estadio. Vamos no me jodas!!!!!! Solo quería tirarme en el césped y respirar. Miro el reloj y cuando quedarían 300 metros me doy cuenta que si acelero puedo bajar de 3h50'. No es lo que quería, será un premio menor, pero como un capullo me tiro con todo lo que me quedaba (era nada y menos), pero cuando paro el garmin, me marca 3h50'00'' así que creo que lo he conseguido.

En cuanto cruzo la meta me paro en seco. Rápidamente me viene un voluntario y me dice que camine, le digo que no puedo, me dice que si, camina, que te vendrá bien, le digo, no puedo macho, me voy a morir. Pasa mi brazo por encima de sus hombros y se viene caminando conmigo para que no me pare, vaya puto crack!!!!! Le digo que me muero de sed, que me de algo, lo busca, pero allí no hay nada, así que me acerca a donde estaban los sanitarios y me deja allí, donde me dan un vaso de agua. Nunca le podré agradecer a este chaval lo que hizo. Muchas gracias amigo!!!

Aquí os dejo mi lastimosa entrada en meta. Que gran diferencia de como entre en Valencia hace menos de 3 meses.


video


El agua parece que me sienta bien, pero fue un espejismo. Camino dos metros y me tengo que tirar al suelo. Estoy en el tartán de un estadio, con una de las gradas a tope de gente y no me puedo ni mover. En ese momento doy gracias que mi mujer y mi hija no hayan venido porque verme en este estado no creo que hubiera sido agradable y se hubieran preocupado mucho.

Me tiro 5 minutos sentado, viendo entrar a gente y sigo fatal. Me vuelvo a replantear si merece la pena acabar una carrera así. Pasa un voluntario que me ayuda a levantarme y sigo camino al túnel de salida..... el túnel más largo del mundo. Creo que tardé como media hora en recorrerlo. Caminaba diez metros y me paraba a sentarme, me dieron un plástico para taparme y enseguida pillé unos vasos de agua y un powerade para intentar mitigar los efectos de mi deshidratación. Ganas de vomitar, es todo lo que recuerdo de ese túnel, solo quería echarlo todo, pero no había manera. Estaba muerto y mis piernas caminaban automáticamente.

Cuando por fin salgo del estadio, pongo rumbo al coche. Con mi powerade en la mano, mi medalla al cuello, pero triste, muy triste, por lo mal que lo había pasado. Por el sitio que tengo que ir a recoger el coche iba el último tramo del maratón así que me dejo las últimas fuerzas que tengo en animar a todo el que iba pasando. Les quedaba menos de 1 kilómetro y les grité sin parar para que ese poco rato que les quedaba les fuera lo menos doloroso posible. Y así llegué al coche, me cambié de ropa, llamé a mi mujer para que supiera que todo había ido bien y en cuanto le colgué llamé a Javi, para saber como había terminado la carrera. Le fue bien, muy bien, como no podía ser de otra manera y estoy muy orgulloso de haber corrido con él 25 kilómetros. Ha compartido su primera maratón conmigo y eso es algo que ni él, ni yo, olvidaremos nunca.


Tiempo oficial - 3h49'56''.
Primera media maratón - 1h50'56''.
Segunda media maratón - 1h59'00''.
Puesto 4666 de 7925 finishers.

Conclusiones

He terminado mi segunda maratón después de 1 año, 1 mes y 13 días corriendo. He bajado mi marca personal en 8'14''. He conseguido terminar otra maratón sin caminar. Puedo estar orgulloso??? Supongo que si, pero ahora ya en frío me sigue quedando un regusto amargo muy grande, no por la marca, que también, sino por lo mal que lo he pasado. Esta no será una maratón para recordar, no estaré orgulloso de lo sucedido el 23-f de 2014.

Merece la pena sufrir de esta manera por arañar unos cochinos minutos a una marca que solo a ti te importa??? Tengo clarísimo que no. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra y puede ser que me vuelva a pasar, pero haré todo lo posible para que no suceda. Volveré a correr a la contra y volveré a tener esa gran sensación de ir recogiendo cadáveres, no quiero volver a ser yo el cadáver.

Que es lo que realmente pasó??? Pues no lo sé la verdad. Puede ser que mi constipado y mi dolor de garganta me mermara, puede ser que el no llevar geles me perjudicara (todavía sigo buscando esos plátanos que la organización dijo que habría en los avituallamientos finales) y me dejara vacío, puede ser que el calor me deshidratara, puede ser que no haya entrenado lo suficiente, puede ser que haber disputado dos semanas antes una media a tope me haya dejado las piernas tocadas,  y muy probablemente, puede ser, que sea un puto flipado que en su segundo maratón se creía el rey del mambo y fue a buscar una marca que sus piernas no tenían. Tomo nota de todo... para la próxima vez.

No he anulado el hotel. Castellón será la ciudad en donde correré mi tercer maratón (salvo lesión o fuerza mayor). He encontrado un reto, esto del correr me ha cambiado para bien y seguiré con ello. El maratón es el culmen de todo ese cambio y debo seguir buscando mis límites en esta prueba. Pero una cosa tengo clara, cuando crea que estoy para 3h30', iré a por 3h40' y cuando esté para 3h40', iré a por 3h50'. Si estoy bien en el 32-35 y quiero arrear, arreo pero este sufrimiento final tengo que evitarlo, no quiero volver a pasar por esa agonía. Porque repito, correr un maratón es la polla, y sabes que vas a sufrir, pero esa agonía final jode todo lo bonito que es la carrera.

Y ahora que??? Me temo que el Marathon Blues será largo y costoso, pero no hay objetivos a la vista así que me lo puedo permitir. En los próximos 15 días las Glide no pisarán el asfalto y después ya veremos que nos va deparando el futuro. Se que con el tiempo cada vez lo haré mejor y que si sigo entrenando y siendo constante (esa es mi mayor virtud) acabaré, aunque solo sea por inercia convirtiéndome en un popular que estará orgulloso de sus logros. 

Te copio sensei, no puedo evitarlo:


Señores............ ESTO ES MARATÓN.

NAMASTE

PD - En mi siguiente entrada, analizaré un poco, lo que a mi me ha parecido la organización del maratón comparándola sobre todo con el otro que he disputado, por si alguien por aquí está interesado en participar.

23 comentarios:

  1. Muy bueno tu relato!! Me ha tenido enganchada leyendo hasta el final!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas Felicidades Isaac! Por acabarla y por conocerte un poco más a ti mismo.

    Me he sentido muy muy identificado. También era mi segunda maratón, en mi caso la primera fue Berlín en Septiembre. También llevo poco corriendo, un año y tres meses. Me gusta correr a la contra, y así lo hice en Berlín. También pensaba que lo estaba haciendo en Sevilla, pero la marca que me puse fue muy agresiva y terminó por convertir en un suplicio lo que tenía que haber sido una fiesta. Por cierto, también eché mucho de menos esos plátanos...

    Te deseo mucha suerte para el siguiente reto. Pero, lo más importante, te deseo que lo disfrutes.

    Un saludo, Jose

    ResponderEliminar
  3. Yo solo puedo decirte que si algo bueno tienen dos zapatillas es que me han dado la oportunidad de correr junto a un tío grande como tú. Grande, no solo de tamaño, sinó también de condiciones para correr, de eso estoy seguro.

    Al leer tu crónica me siento algo culpable porque quizá involuntariamente te hice seguir un ritmo o una estrategia que no era la que a tí te tocaba, no lo se. Pese a todo, ha sido un gustazo poder correr contigo esos 25 kilómetros que te aseguro que nunca olvidaré.

    Has sufrido más de lo esperado y de eso hay que aprender para la próxima, que la tiene que haber, de eso no tengas duda. Si me permites un consejo de novato, llegado el momento, prepara bien Castellón y no te obsesiones con una marca en concreto, deja que te guien tus entrenamientos y decide en la misma línea de salida. No te exijas ir al máximo y seguro que acabarás con mejores sensaciones y seguramente caerá una marca que no te esperas. Yo me la plantearía como una Maratón para disfrutarla, si es que eso es posible :D

    En fin, que pese a todo, lo que has hecho tiene un mérito enorme y que eso no te lo quita nadie. Eres un campeón y tienes dos maratones en el bolsillo que tampoco te quita nadie. Enhorabuena por eso!!!

    Un abrazo muy grande y ya sabes donde estoy para lo que necesites. A reponerse y a seguir adelante, que esto es así.

    ResponderEliminar
  4. He hablado con amigos que corrieron el domingo en Sevilla y une de ellos que iba buscado las 3h por culpa del calor y la deshidratación en el 39 pego el reventón y entro en 4h03. Creo que el calor hizo de la suyas y supiste mantener el tipo y si además mejoraste la marca pues no se puede pedir más.
    ENHORABUENA.

    ResponderEliminar
  5. No te reproches nada Isaac, has vencido al maratón y creo a mi parecer que es lo que más importa. Ya habrá otros maratones para bajar marcas. Míralo del lado positivo, saca conclusiones y piensa que en el próximo te saldrá mejor. Ahora descansa y disfruta compi, que has terminado tu segundo maratón y eso no está al alcance de mucha gente. Me ha gustado mucho tu crónica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No te reproches nada Isaac, has vencido al maratón y creo a mi parecer que es lo que más importa. Ya habrá otros maratones para bajar marcas. Míralo del lado positivo, saca conclusiones y piensa que en el próximo te saldrá mejor. Ahora descansa y disfruta compi, que has terminado tu segundo maratón y eso no está al alcance de mucha gente. Me ha gustado mucho tu crónica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Todos tenemos en nuestro curriculum alguna maratón que desearíamos olvidar, aunque sean de las que mas se aprenden. Con el paso de los días la veras de otra forma, y te sentirás por lo menos igual de orgullosos de ella como de una MMP. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Has sido un valiente afrontando toda esa distancia con las molestias.Espero que te recuperes pronto y luches por ese próximo objetivo.En las carreras, ninguna son iguales y Castellón te dará lo que te mereces.
    Tenemos la misma foto de blogeros, lamento que no nos pudieramos saludar, llegué un poco tarde, saludé a los conocidos y el tiempo no dió para más.
    Ánimo Isaac,ha sido una crónica que muchos hemos sentido vivirla, y a medida que pasen los días valorarás más.Sólo estar allí ya es un triunfo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ahí tienes un listado de cosas que revisar. Tú mismo las has sacado a colación. Si te digo la verdad no me gusta leer esta crónica. No te voy a echar la bronca porque todos hemos hecho el tonto alguna vez, y algunos, como yo, muchas veces. Pero tenemos que tener cuidado. Si queremos durar mucho en esto, tenemos que cuidarnos a nosotros mismos.
    Dicho lo cual. Ahí está Castellón, tienes todo el año para entrenar más, acostumbrar tu cuerpo a la carrera y aclimatarte a ese esfuerzo. Seguro que consigues que sea una gran carrera.
    Un abrazo, sigo diciendo que eres un tío grande....
    Animo crack

    ResponderEliminar
  10. Bueno Isaac, una gran crónica, fue un gustazo conoceros, en cuanto a la carrera, que te voy a contar, yo llevo 10 y en 4 he paseado con el del mazo, a fuerza de costumbre lo vas llevando, pero olvidar no hay que olvidar ninguna, en unos días apreciarás lo que has hecho porque es difícil no dejarse llevar y pararse. Con el poco tiempo que llevas corriendo, con tu edad y condiciones tienes un margen enorme, dale tiempo al tiempo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, enhorabuena! somos runners, estamos locos por naturaleza, al ponerme la medalla al cuello ya pensaba en la siguiente.
    un saludo

    ResponderEliminar
  12. por cierto yo uso los mismos geles y se te caerían por poner la parte mas ancha abajo en vez de arriba, la próxima vez ponlos al revés.

    ResponderEliminar
  13. Coincido contigo, no merece la pena sufrir para arañar unos segundo, creo que todos pensamos igual, aunque por alguna extraña razón, siempre volvemos a tropezar con esa piedra, esto es así.
    Estupenda carrera, la crónica de diez, no te agobies compañero, los muros, los mazazos, son parte del maratón, creo que no hay que esquivarlos, hay que aprender a vivir con ellos.
    tienes muchísimo margen de mejora y aunque ahora mismo no tengas muchas ganas de nada ( como nos pasa a todos) en cuatro días vendrán a tu memoria todos los momentos buenos y comenzaras a trazar un nuevo plan ( también como todos),
    un placer conocerte y saludarte y sobre todo echarnos esas risas.
    un fuerte abrazo compañero
    ENHORABUENA!!!!

    ResponderEliminar
  14. Nunca se sabe lo que uno va a sufrir en un maratón, son tantos factores y la mayoría no controlamos.

    Somos así, corremos, nos puede el dolor y aún así sprintamos para arañar ese segundo y dejar la marca sub lo que sea....y seguiremos siendo así. En breve tu cuerpo olvidará ese dolor, volverá la motivación, volverás a correr y correrás otro maratón...

    Yo hubiera aceptado un gel de Javi, creo que todos nos organizamos los geles para que nos sobre uno, mejor que sobre que no que falte. No descartes una bajada de azúcar en sangre...

    Y lo segundo...un frenadol (con paracetamol) y un ibuprofeno antes de una carrera.....lo veo muy heavy. Yo he salido un montón de veces son síntomas de catarro y la mayoría de las veces el correr mejora mucho las sensaciones y llego a casa mucho mejor de lo que salí.

    De cualquier forma, corriste y llegaste....de los fracasos y del dolor es de dónde se aprende más.

    Seguro que el siguiente te sale mucho mejor, enhorabuena !!!

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena Isaac, no llevas tanto corriendo y ya tienes dos maratones en tu curriculum. Eso está al alcance de pocos. Y sin lesiones. Descansa ahora que esto además de físico es mental. Corre lo que te apetezca, si te quieres apuntar en carreras lo haces, y si no tampoco pasa nada. Cuando la mente está descansada uno vuelve con más fuerza.

    La resistencia orgánica se va adquiriendo con los años, hay mucho recorrido por delante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muy buena y sincera crónica , es de de volver a leer con calma y aprender muchas cosas.
    Por lo que cuentas, presentabas signos de deshidratación , por eso te viniste abajo así, me parece.
    Lo de tomarse un anti gripal muy mala idea, además de paracetamol llevan vasoconstrictores que no sólo pueden afectar a tu rendimiento , te pueden dar un buen susto en una situación de gran exigencias como es un maratón . No vuelvas a hacerlo tío , en serio. Por lo demás creo que puedes estar orgulloso de tu coraje aunque suene paradójico. Un abrazo y enhorabuena por la crónica

    ResponderEliminar
  17. Felicidades Isaac! Gran crónica, y aunque muy sufrida, gran carrera. Terminar un maratón con la lucha que llevaste encima gran parte del recorrido es un gran logro independientemente de los números. Otros con menos hubieran tirado la toalla. Pero esto no quita en darte la razón, no merece la pena sufrir de esta forma en la cual quizá hasta temes por tu salud. Esta experiencia seguro que te ha enseñado mucho.

    Me alegró conocerte, aunque es una pena que no pudiera quedarme más y charlar contigo. El año pasado hubo jaleo con el guardarropa y no quería que me pillara si pasaba lo mismo. Espero que coincidamos en otra.

    Ah, y me ha gustado mucho tu crónica. He sufrido leyéndote ;)

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena Isaac! Me he emocionado con tu crónica, el sufrimiento y todo lo que pasa por la cabeza en los últimos kilómetros solo lo saben aquellos que se han enfrentado a la mítica distancia. De todo se aprende y si volvemos a estar en esa situación seguro que seras capaz de sacarla adelante con mayor facilidad.
    Solo cruzamos un par de palabras, pero me uno a tu blog y nos vamos leyendo.

    ResponderEliminar
  19. Felicidades por tu valentia y coraje y lo que mas me asombra y me admira de ti es que hayas corrido 42 kms, hayas sufrido durante 17 y eso sin gustarte correr, impresionante...de verdad lo digo,admirable. Por otra parte decirte que eso de que en una maraton no vale caminar es como cuando nos dicen que llorar no es de hombres o cosas por el estilo, de hecho el mismo Gonzalo ha tenido que caminar en alguna maraton porque cuando no hay no hay y no tiene sentido sufrir de gratis, sin nada a cambio, cuando en la siguiente maraton seguro que vas mas rapido porque la prepararas mas y mejor y encima con grandes sensaciones como las que tuviste en Valencia. Eso de caminar en una maraton no es un tema de ser poco maratoniano, o blandengue es una cuestion de biorritmos y si te pilla el cuerpo cortado ese dia no hay mucho que hacer,asi que en esas situaciones probablemente andar sea la mejor de las opciones, lo mas inteligente, ademas estas poniendo en claro riesgo tu salud, para que???, hazme caso y camina en la siguiente si el cuerpo te lo pide, hay que escuchar al cuerpo no maltratarlo por maltratarlo que no nos pagan por esto y vas a disfrutar mas andando que corriendo si el cuerpo no esta para correr y la maraton tambien es disfrute, seguro que si.
    Un saludo y Felicidades por llegar y tiron de orejas por no caminar.

    ResponderEliminar
  20. Felicidades otra vez, muy buena crónica, dos maratones, una disfrutando y otra sufriendo, básicamente las dos maneras de correrlas. A mi en la segunda me pasó lo mismo. Descansa y el tiempo pondrá esta maratón en su justo valor. Tenemos que revindicar la categoría percherones en maratón

    ResponderEliminar
  21. ENHORABUENA por la Maratón y por la crónica, Isaac. Te portaste como un CAMPEÓN y te tienes que sentir muy orgulloso.

    Quédate con lo bueno: otra más para la saca y encima con un buen bocado a la marca personal. Ese sufrimiento final ya verás como se te olvida por completo en un par de meses. Eso sí, tenlo presente en tu próxima Maratón, que seguro que será Castellón, para que no te vuelva a suceder nada semejante. Tras una carrera en la que no salen bien las cosas es normal que se te quiten las ganas, pero en cuestión de días te dará de nuevo el subidón, por lo que ni se te ocurra cancelar la reserva del hotel, que seguro que en diciembre volveremos a compartir carrera. Y en esa ocasión espero que tanto a ti como a mí nos salga cara, en lugar de cruz.

    Un abrazo muy fuerte y un placer haberte conocido en persona. Mucho ánimo desde Valencia!!

    ResponderEliminar
  22. Aúpa Isaac¡¡¡¡
    Pues no sé muy bien por donde empezar.....
    Me has hecho recordar mi primera Maratón en Madrid, juré y perjuré que no volvería a correr una Maratón, y ahora aquí mi tienes a por la octava....
    Leyéndote, veo que has reflexionado bastante y que aunque nunca sabremos que es lo que falló, si que estoy seguro que al igual que a mi en su día me sirvió para entender mejor esto de correr 42 Km, a ti esta experiencia te va a servir y de mucho.
    Ahora descansa, y cuando vuelvas lo harás con las ganas de tomarte la revancha, y con la experiencia en el disco duro...
    Enhorabuena de verdad, documentos como el tuyo hacen que no nos olvidemos que es lo que es una Maratón¡¡¡

    ResponderEliminar